Repudio ante la exposición mediática y revictimización de una menor de edad en el juicio por el femicidio de Carina Drigani en Córdoba

20 de agosto de 2019. – La Red PAR repudia la exposición mediática y revictimización de una joven, menor de edad, en el juicio por femicidio de Carina Drigani en Córdoba.

El jueves 15 de agosto de 2019, el Tribunal de la Cámara 4ta del Crimen de Córdoba absolvió por unanimidad a Hugo Salas, quien llegó a juicio acusado de haber matado a quien era su pareja, Carina Drigani.

El 5 de mayo de 2016, Carina fue hallada sin vida a la vera del arroyo “La aguada” de Villa Icho Cruz. Tenía 44 años y cuatro hijxs. Tres de ellxs se constituyeron como querellantes en el proceso oral representados por los abogados Germán Matheu, Gustavo Nuñez y Carlos Nayi.

Tras conocerse el veredicto del Tribunal, M. la hija menor de Carina, rompió en llanto, expresando la impotencia que le produjo la absolución del único imputado por la muerte de su madre. En ese momento, las cámaras de los principales medios de comunicación de Córdoba se encontraban encendidas y se abalanzaron sobre la niña. El padre de la menor, Daniel Baretta pidió expresamente que no la filmaran, que detuvieran ese registro, pero tanto fotógrafos como camarógrafos siguieron adelante.

Pocas horas más tarde el portal del diario La Voz del Interior publicó una nota que exhibía una foto de M. mostrándola en estado de shock tras conocerse la sentencia. El texto que precedía a la foto era el siguiente: “Una hija de Drigani reaccionó efectuando golpes con una botella en su banca y luego quiso ir hacia Salas (que estaba retirándose) pero fue contenida por el abogado querellante Germán Matheu. Otras personas intervinieron para contener a la adolescente que estaba fuera de sí. La anterior pareja de Drigani, Daniel Baretta, reclamó a los camarógrafos que no la filmaran porque es menor de edad y junto a otras personas se interpusieron a la tarea de prensa”. El mismo medio reconocía la falta ética en la que estaba incurriendo al publicar esa imagen. Ante las reacciones de repudio dieron de baja la foto y eliminaron el párrafo en cuestión.

En las emisiones de los principales noticieros de Córdoba otra vez violarían los derechos de M. En el caso de Canal 12 (El Doce), en su edición del mediodía mostraron en vivo la reacción de M. y luego, en su edición de la noche, evitaron mostrar las imágenes de la menor, aunque sí dejaron oir sus gritos colocando fotos de Carina Drigani de fondo. En los noticieros de Canal 10 (SRT-UNC) y de Canal 8 (Telefe Córdoba) exhibieron abiertamente las imágenes de la niña, en pleno estado de shock. Los vídeos de estas coberturas se encontraban aún disponibles en la web al momento de redactar este comunicado.

Desde la Red PAR – Periodistas de Argentina  en Red por una comunicación no sexista- manifestamos nuestra preocupación frente a este tipo de coberturas y advertimos que el enfoque que permite identificar a niñas y niños en situaciones conflictivas se contrapone al principio constitucional del “interés superior”, que significa que el bienestar y la seguridad del niño o niña, y todos sus derechos en general, están por encima de cualquier otro parámetro. El ejercicio de la profesión debe atender a las leyes vigentes en materia de derechos de niños, niñas y adolescentes. En esta línea, recordamos que la Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (26.061) prohíbe exponer o difundir datos, informaciones o imágenes que permitan identificarlos, directa o indirectamente, a través de cualquier medio de comunicación, en contra de su voluntad y la de sus madres y padres o representantes legales, cuando se lesionen la dignidad o reputación de las niñas, niños o se realicen intromisiones o injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada o intimidad familiar. También recordamos que las coberturas de casos relacionados con violencia de género, en los cuales niños, niñas y adolescentes pueden presentarse además como víctimas colaterales deben realizarse con especial cuidado para evitar la revictimización y estigmatización de los y las menores de edad.

En cualquier caso, es imprescindible observar las normativas que protegen a las infancias y de ningún modo la lógica de la primicia puede pasar por encima de los derechos de niños, niñas y adolescentes consagrados en las leyes nacionales e internacionales.

Un comentario en “Repudio ante la exposición mediática y revictimización de una menor de edad en el juicio por el femicidio de Carina Drigani en Córdoba

  1. Edgardo Litvinoff dijo:

    Estimadas, me permito escribir estas líneas como periodista y también como prosecretario de Redacción de La Voz para contarles, por un lado, lo sucedido en esa oportunidad y, por otro, para explicarles nuestros protocolos de trabajo al respecto.
    Antes que nada, comparto todo lo expresado en el comunicado. Nada justifica que se exponga de esa manera a una menor de edad, cualquiera sea el episodio.
    En este caso puntual, sobre lo ocurrido ese jueves 15: debido a que fue un momento de notable tensión y expectativa periodística por el fallo judicial, el fotógrafo envió rápidamente todas las imágenes a la redacción digital de La Voz, algunas de las cuales –que parecían ser las más impactantes- fueron subidas con la nota en ese momento.
    A los pocos minutos, cuando los mismos editores digitales comenzaron a percibir que podía tratarse de una menor de edad, bajaron inmediatamente esa fotografía.
    No sólo eso: también se decidió eliminarlas del banco de imágenes, ante la eventualidad de que en el futuro pudieran ser usadas de manera involuntaria.
    Además, aprovecho para contarles que desde hace tiempo los fotógrafos tienen pautas precisas para retratar a menores de edad y/o población vulnerable, y en los casos en que se debe hacer –cuando no se afecta ningún derecho y es necesario para notas de color, educativas, etc.– trabajan con un formulario que los padres o tutores de los chicos y chicas deben completar y firmar. Sin esas autorizaciones, tampoco usamos dichas imágenes.
    Hace muchos años, también, en la cobertura de estos temas nos regimos no sólo con la ley argentina, sino con manuales de buenas prácticas de Unicef, de Periodismo Social, de Fopea y de otros organismos como, precisamente, la Red Par.
    Todo esto no garantiza al 100% que no se comentan errores, pero estos no sólo se han minimizado, sino que impulsamos el debate cada vez que surge un caso discutible. Y si se cometen son eso: errores, y no el resultado de una mala práctica establecida.
    Pedimos las disculpas correspondientes del caso, agradecemos y celebramos que una entidad como la Red Par trabaje para mejorar estas prácticas. Seguimos abiertos a todo lo que ayude a seguir construyendo coberturas periodísticas responsables y sin estigmatizaciones de ningún tipo. Cuenten con toda la colaboración para eso.
    Abrazos.
    Edgardo Litvinoff

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s